9 sept. 2015

Partido Nacional Antireeleccionista

No es invento ni broma. Es el nombre del partido político fundado por Francisco I. Madero, precursor de la Revolución Mexicana. Hoy varias e importantes vías públicas del país azteca llevan su nombre. “Sufragio efectivo. No reelección” fue la consigna con la que Madero dio inicio a la revolución que duraría diez años (1910-1920) y costaría la muerte a casi un millón de mexicanos.

Al frente, el enemigo a vencer, se encontraba Porfirio Díaz quien venía gobernando México por más de 35 años (Porfiriato) a través de la figura de la reelección indefinida, la anulación de la prensa libre y la aniquilación de la oposición. En contraste, su gobierno modernizó el país.

Díaz había sido héroe nacional durante la Segunda Invasión Francesa (1862-1867). Al culminar este conflicto con victoria mexicana, Díaz se involucra en la política y participa sin éxito en las elecciones presidenciales de 1867 y 1871. En ambas ocasiones es derrotado por el primer presidente indígena del continente: Benito Juárez; quien a su vez había estado gobernando el país (con tres reelecciones de por medio) desde 1858. Tras la votación de 1871, Díaz denuncia el triunfo de Juárez argumentando que la reelección era una traición a la democracia.

En 1872, sucede el fallecimiento de Juárez y se convocan a elecciones extraordinarias donde Díaz vuelve a perder, esta vez frente al número dos de Juárez: Lerdo de Tejada. En 1876, Lerdo de Tejada se repostula y logra la reelección. Esto provoca la indignación de Díaz quien lidera una revuelta popular que derroca al presidente reelecto. Todo bajo el principio de "que ningún mexicano se perpetúe en el poder y que ésta será la última revolución" y bajo el lema: "Sufragio efectivo. No reelección". Nada más y nada menos que la misma frase que Madero utilizaría 35 años más tarde para iniciar la revolución que puso fin al gobierno del mismísimo Porfirio Díaz.  
                
En 1917, se promulga la actual constitución mexicana. En su artículo 83 prohíbe la repostulación a la Presidencia de la República. Más adelante, una vez que la revolución se terminó de tragar a sus hijos (Madero, Zapata, Pancho Villa, Carranza: todos asesinados en distintas etapas), en 1928, se funda el Partido Nacional Revolucionario (hoy llamado PRI) que gobernó ininterrumpidamente por 70 años (1930-2000) con alternancia de ciudadanos presidentes pero no de partido en el poder.  

No hay comentarios: