5 oct. 2009

Albó vs. Fabricano

Round 1: El 9 de junio de 2009, el jesuita y, según muchos ideólogo del "Estado Plurinacional", Xavier Albó en su columna titulada "¡Pobre Marcial! ¡Pobre Justicia!" trata de justificar los 36 azotes que recibiera Marcial Fabricano, acusándolo con actitud paternalista de haberse "descolocado" políticamente.

Round 2: El 3 de julio de 2009, el otrora destacado líder indígena y, según muchos, gestor de la demanda de Asamblea Contituyente, Marcial Fabricano en su columna "¡Pobre Albó! ¡Pobre Jordá! ¡Pobre Verdad!" defiende su accionar político en favor de la Autonomía Departamental, además de descalificar a Albó y su colega jesuita Enrique Jordá con una frase sencilla pero contundente: "Los siervos de Dios que hoy ungen de siervos del MAS (...)".

Round 3: Ni 36 naciones ni 36 azotes. Por un lado, la violencia de la que fue víctima Fabricano no puede ser justificada tan alegremente, por más que algunos piensen que Marcial fue utilizado por unas élites orientales que de la noche a la mañana se volvieron autonomistas. Por otro lado, el Sr. Albó no hace otra cosa que desnudar la principal falla de su experimento indigenista: crear naciones indígenas que mantengan a las mismas desconectadas del mundo, viviendo en una especie de guetos, manejados por "expertos ambientalistas" y privados de la modernidad. Es decir, mantener la paternidad sobre los indígenas en lugar de promover su empoderamiento y su inclusión social. Bueno sería que el Sr. Albó lleve su experimento a otro lugar, por ejemplo su país natal. Seguramente los independentistas vascos, catalanes, gallegos y valencianos lo aplaudirían, mientras que el Rey, el PP y el PSOE lo repudiarían y no lo bajarían de separatista.

No hay comentarios: