9 nov. 2009

¿Crónica de una dictadura anunciada?

No es la cuestión de si Manfred, Branko, Samuel, Tuto o Mesa. La cuestión principal es saber qué hará el MAS los próximos 5 años para mejorar la economía del país.

Por un lado están los fanáticos del "proceso de cambio" que ponen las manos al fuego por la gestión del MAS y enceguecidos por el hecho histórico que significó la elección del primer indígena Presidente de Bolivia, van a seguir tolerando todo, incluyendo la pérdida de la democracia y violaciones de los DDHH de opositores al régimen.

Por otro lado, están aquellos que pese a todo se siguen resistiendo a la idea de que el "indio animal ignorante" los gobierne y persisten con una oposición sin ideología, sin argumentos y llena de falacias concebidas por mentalidades ultraconservadoras y racistas.

En el medio, están los críticos y escépticos que dudan sobre si Bolivia se encamina hacia un modelo socialista exitoso y equilibrado a lo Brasil, Chile o Escandinavia o, si por el contrario, se va al precipicio comunista fracasado y totalitario a lo Cuba o Venezuela.

De repente, analizando lo ocurrido desde 2005, lo más probable es que Bolivia continúe aplicando la receta que el comandante H.Chávez aplicó en Venezuela desde 1998 y que F.Castro viene aplicando en Cuba desde hace décadas.

Un checklist para medir en qué medida Bolivia toma los pasos de la "receta chavista" incluiría:
  • Modificación de la CPE para introducir la reelección indefinida.
  • Nacionalización del sistema financiero (seguramente bancos cuyos capitales son propiedad de cruceños, peruanos y algunas microfinancieras).
  • Nacionalización de empresas grandes de construcción y alimentos como SOBOCE, GRAVETAL, IOL.
  • Nacionalización de cooperativas de teléfonos, luz y agua.
  • Confiscación escalonada de propiedades privadas en el área rural y en lugares como Huajchilla o Valencia en la ciudad de La Paz. Primero las de Marinkovic y compañía, luego las de la clase media.
  • Congelación del tipo de cambio, restricciones financieras y de viajes para el público.
  • Ley de medios de comunicación para intervenir canales de TV, radios privadas o periódicos contrarios al "proceso de cambio".
  • Creación de cargos públicos "truchos" designados a dedo por encima de Gobernadores y Alcaldes opositores.

Si uno viera a Venezuela o Cuba dentro de los países más destacados de América Latina como Chile, Costa Rica o Uruguay podría dormir tranquilo. Sin embargo, los países del ALBA se aplazan en todos los rankings hechos por organismos internacionales y ONGs prestigiosos. Causa pánico la inexistencia de libertad de expresión en Cuba (Véase Generación Y, relato de la bloggera Yoani Sánchez luego de haber sido secuestrada y golpeada por "unos desconocidos").

Esperemos que hasta 2015, el checklist se quede con las casillas vacías y que evidentemente, para entonces Bolivia haya mejorado su economía. Si esto ocurre, no quedará más que reconocer que los escépticos del "proceso de cambio" fuimos los ciegos bloqueadores.

No hay comentarios: